martes, 18 de marzo de 2014

Leer Los detectives salvajes

Por Gloria Macedo

Leer Los detectives salvajes es una tarea obligatoria si se quiere conocer a uno de los autores principales de la literatura latinoamericana.

La novela cuenta la historia de un grupo literario, con cuyos personajes puede identificarse cualquier estudiante de Literatura. Los realvisceralistas o vicerrealistas son personajes que construyen la historia relatada por García Madero personaje de quién incluso, al final, se duda sobre su participación en el grupo.

Pero son Ulises Lima y Arturo Belano (álter ego del autor) los principales actores de este gran relato. Ellos van en busca de Césarea Tinajero, fundadora del movimiento que inspirara a los miembro del real visceralismo.

Sus aventuras, recorren el mundo y terminan en pueblos polvorientos y calurosos de México.


Sus páginas son un despliegue de técnicas literarias y de construcción de personajes, como vemos en la segunda parte donde muchas voces se juntan pero no se superponen ni se atropellan, sino que se dejan hablar unas a otras.

Pero es la primera parte donde se muestra una clasificación de autores a la queremos hacer referencia. Esta clasificación sin tinta de inocencia pueden leerse entre esbozos de sonrisas y, también, de reflexiones poéticas.
Hablar de poesía en una novela es el gran tema, pues nuestros protagonistas son también poetas.
Esta clasificación irreverente y hasta hereje le quita toda seriedad a nuestra tradición poética, llena de autores a quienes les debíamos reverencias. Aquí una muestra:


"Ernesto San Epifanio dijo que existía literatura heterosexual, homosexual y bisexual... Dentro del inmenso océano de la poesía distinguía varias corrientes: maricones, maricas, mariquitas, locas, bujarrones, mariposas, ninfos y filenos... Walt Whitman, por ejemplo, era un poeta maricón, sin asomo de duda, y Octavio Paz marica. Borges era fileno, es decir de improviso podía ser maricón y de improviso simplemente asexual. Rubén Darío era una loca, de hecho la reina y el paradigma de las locas...

—Y en Latinoamérica, ¿cuántos maricones verdaderos podemos encontrar? Vallejo y Martín Adán. Punto y aparte." 





No hay comentarios:

Publicar un comentario