jueves, 5 de marzo de 2015

¿Será cierto lo que nos contaron?

Por Gloria Macedo

El escritor Fernando Galarza Ribeyro publica con nosotros su primer libro para niños ¿Será cierto lo que nos contaron? Aquí, la entrevista que tuvimos con él.



¿Qué característica especial resaltas en los libros para niños?
En los últimos cuarenta años, la literatura infantil viene abordando temas sociales y problemas familiares. A ello se han agregado los temas ambientales y la práctica de valores. En tiempos muy recientes, las ilustraciones han cobrado mucha importancia. Creo que lo que más resalto de los libros para niños es su exploración a nuevos temas, su búsqueda de interpelar, de hacernos pensar y repensar sobre las diversas situaciones a las que enfrentan los personajes en un mundo muy complejo y en crisis, y las posibilidades amplias que da la fantasía para que por medio de ella se logren mejores productos.

Compra aquí la versión digital:



¿Y las historias que cuentas en tu libro están relacionadas con tu propia niñez?
Escritor Fernando Galarza
Sí, están relacionadas con mi niñez. Se vinculan a los años que viví en los barrios del Rímac, Santa Beatriz y Lince. Sin embargo, existen hechos que recojo de lo que me contaron diversas personas. En mis cuentos, no es fácil reconocer lugares específicos, y si se le agrega la fantasía mucho menos. Están presentes el hogar, los amigos, el barrio, el colegio. Es por esa influencia de los recuerdos de mi niñez que he querido plasmar en cuentos estas historias con agregado de fantasía y misterio.


¿Qué encontrarán los pequeños lectores en tus relatos?
En mis relatos encontrarás situaciones y hechos que se relacionan con el entorno de los niños que, como lo mencioné antes, son el hogar, el barrio y el colegio. En ellos, los personajes enfrentan situaciones que los ponen a prueba, a través de la fantasía, el misterio y la ambigüedad, como parte de las acciones, espacio y tiempo. Aparece la ternura, la amistad, el amor, la rebeldía, cierta maldad, que espero los lleve a una lectura activa.


Este es es tu primer libro para niños ¿verdad? ¿Por qué crees que te ha tomado tanto tiempo terminarlo?
Sí, es para niños. Me demoré tanto, primero porque estaba dedicado a la poesía y porque no me convencían del todo mis cuentos, buscaba la unidad en temas y estilo. Recuerdo que en 2011 ya tenía escrito “Un elefante en mis manos”, pero recién fue a mediados de 2013 que me animé a escribir un libro de cuentos infantiles.



¿Cual crees que debe ser el rol de la literatura en la escuela?
La literatura deberá cumplir un rol fundamental en la escuela, que promueva el interés lector. Para ello, en principio, se necesita que el docente sea un buen lector, no solo en cantidad, sino ser analítico con lo que lee. Ello le permitirá escoger, sin poco conocimiento ni presiones, los libros adecuados para sus estudiantes, textos que el docente deberá no solo propiciar la lectura, sino el análisis, la creación y hasta la representación. Estoy de acuerdo con la reconocida escritora argentina María Teresa Andruetto; quién dice: “que la lectura es un lugar  para igualar a los niños en la cultura y en el conocimiento mediante el intercambio con otras personas”. La literatura es una forma de conocimiento, de viajar por el mundo sin la moverse de la silla y de conocer los valores. Es importante que las autoridades que están a cargo el currículo escolar no desdeñen la capacidad creadora en sí, y solo se limiten a la operatividad del texto, quiere decir solo considerar las actividades que lleven al aspecto de redacción o  de análisis, más no a la creatividad libre y con técnicas que utilicen la fantasía.

Tú también eres educador, ¿los padres podrán encontrar el fomento de valores en tus relatos?
Sí, soy educador, y en el nivel primario desde hace veinte años. Creo que sobre la enseñanza de los valores habría que aclarar algunos puntos. Primero, que sí son necesarios la aparición de los valores en los libros para niños, tomando en cuenta que los valores, entre ellos los morales son objetivos, no subjetivos y mucho menos relativos, aunque sí están dentro de un contexto que atenúa o acentúa su práctica e implicancias. Segundo, que los valores deben estar en los textos para niños, otra vez citando a Andruetto “de manera natural”, quiere decir insertos casi sin que se note como una imposición, implícitos y, por lo tanto, lleve a la reflexión, discusión y a las propuestas. Tercero, si bien es cierto que leer por el solo hecho de entretenerse es una propuesta válida, también es cierto que ella tiene de manera implícita una ideología, no al margen de los valores o los antivalores.


Finalmente, ¿quisieras añadir algo?

Primero, deseo agradecer a Editorial Imago la posibilidad de publicar, y en segundo lugar abrigo la esperanza de que mis lectores puedan disfrutar de mis cuentos y pensar acerca de los temas propuestos. Y así, de esta manera sentirme motivado para seguir escribiendo cuentos infantiles.  


1 comentario:

  1. Excelente libro! Leí cada página del libro y me encanto. Espero que saque su próximo libro sr profesor . Gracias a usted me inspire a escribir libros , es un gran paso para mi futuro cinematográfico. saludos cordiales de su ex alumno Michael Ferrer Robles .

    ResponderEliminar