Mostrando entradas con la etiqueta Editorial Imago. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Editorial Imago. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de septiembre de 2014

Criadero

Por Gloria Macedo

Es la primera vez que veo Criadero, obra dirigida por Mariana de Althaus. Esta es su quinta temporada y se presenta en el CCPUCP (Lima). Esta nueva versión está enriquecida por más experiencias de las actrices. 

¿Qué es criadero? 

Esta propuesta nos enfrenta a la construcción del concepto de ser mujer en las expresiones que conocemos: madre, tía, hija, amiga, mujer profesional. Y, además, nos muestra la manera como las mujeres establecen relaciones con los demás. A veces, esa relación es complicada; otras, entrañable. El espectáculo se acompaña de música en vivo; video, con testimonios de otras mujeres; y danza.  

Teatro testimonial

Las actrices, a través de lo que se conoce como teatro testimonial, se exponen ellas mismas. Pareciera que no hubiera tamiz que filtra la vida de Denise Arregui, Alejandra Guerra y Lita Baluarte de nuestros ojos. Sus testimonios son, aparentemente, reales. Nos convocan. Nos conmueven. Ellas se exponen. Recorren su pasado con una mirada transparente, sin mucha reflexión, sin crítica, más bien con una actitud comprensiva hacia sí mismas y hacia los otros. 

Criadero femenino

Aunque no es una obra solo para féminas, es difícil, como mujer, no sentirse identificada con alguno de los personajes. Las tres hacen grandes interpretaciones de sí mismas. Esta obra hace que nos riamos con ellas, pero también que entristezcamos con sus pesares. Aunque los personajes son de clase media, nos hacen entender que todas, sin importar, por ejemplo, el lugar donde hemos vivido o el colegio donde hemos estudiado, enfrentamos las mismas situaciones, tenemos los mismos miedos. Nos conmovemos. ¿Una mira piadosa del pasado? Son mujeres a las que se les escapa la la ternura, pero también son fuertes y decididas. 

Criadero es una propuesta fresca. Un logro más de la ya famosa directora Mariana de Althaus. 




sábado, 20 de septiembre de 2014

Eréndira y su abuela no tan desalmada

Por Gloria Macedo  

Quizá sea por el cariño que le tengo a esta obra de García Márquez que fui a ver la puesta en escena con muchas expectativas. Y el resultado fue que no me gustó tanto como hubiera querido. 

La joven actriz que interpreta a Eréndira, es cándida, sí, pero no logra la compasión del espectador. Ella es casi inexpresiva, y el "sí, abuela" que repite no basta para creerla una víctima, como me parece que sí lo logra la protagonista literaria. 

Y la abuela, ¿es realmente desalmada? Sí dice las frases duras que están en el texto, pero ¿eso alcanza para odiarla como se merece?

La obra se lleva a cabo en el calor del desierto, Y es en ese mismo escenario, verosímil, creíble, donde, aparentemente, Eréndira conoce el amor. Ulises es el nombre del viajero, un niño, que viene a su rescate, a pesar de que ella no se queja, no sufre. 

Algo que sí me parece un logro, a parte de los cánticos insertados, es la presencia de ese personaje que huele a mala suerte. Siempre está presente e, incluso, Eréndira se abraza a él. En medio de la sala hay un círculo que, cuando da vueltas, simula el paso del tiempo. En este se recrea la escapada final, quizá la mejor escena de la obra.

Se presenta en el Teatro Británico de Miraflores (Lima).